Bebidas Energéticas y Deporte

Bebidas energética y deporte

Confundidas por mucha gente (incluso en revistas especializadas), las bebidas energéticas no tienen nada que ver con bebidas energéticas, estas son las principales diferencias.

bebidas-energéticas-deporte

La bebida energética

Los criterios nutricionales son muy precisos, adaptados al esfuerzo en términos de energía, ingesta de macronutrientes (proteínas, lípidos, carbohidratos) y micronutrientes (vitaminas B, C…, minerales, oligoelementos, aminoácidos, ácidos grasos esenciales…).

La bebida energética

boisson énergisante

Propiedades acidificantes (lesiones musculares, tendinosas y óseas ++)

La cafeína (diurético) aumenta la eliminación urinaria de Calcio, Magnesio, Sodio >>> agravamiento de la deshidratación, trastornos electrolíticos, (heridas ++, trastornos del ritmo cardíaco, recuperación no óptima, trastornos gastrointestinales, calambres….). 80mg/lata, efectos percibidos para un consumo de más de 100mg, DMA de 200 a 400mg/día (por encima de esto el riesgo de toxicidad es mayor)

Emocionante a altas velocidades: aumento de la frecuencia cardíaca, constricción de los vasos periféricos, aumento de la presión arterial. Esto tiende a ser contradictorio con la adaptación al esfuerzo;

Presencia de sales de sodio en una cantidad demasiado baja: si el esfuerzo es prolongado en un ambiente caluroso, aumento de la pérdida de sodio y riesgo de hiponatremia >>> trastornos cardiológicos y neurológicos

Nivel de carbohidratos demasiado alto: +100g/L en comparación con el nivel recomendado de 30 a 50g/L, lo que conlleva un riesgo de ++ trastornos digestivos.

Además, el riesgo de hipoglucemia reactiva si se consume antes del ejercicio y no se integra en un proceso de calentamiento.

Trastorno del equilibrio ácido-básico que puede conllevar riesgos de trastornos digestivos, lesiones físicas, falta de energía…….

Conclusión: ¡Las bebidas energéticas no son adecuadas para el esfuerzo físico!

¿Cuándo consumirlas?

No es adecuado antes, durante y después del ejercicio.

Deporte y rendimiento: ¿tienen las bebidas energéticas un “efecto dopante”?

Las bebidas energéticas, incluyendo el famoso Red Bull, a menudo se confunden con bebidas formuladas específicamente para satisfacer las necesidades de los atletas durante el ejercicio (el Gatorade, por ejemplo). Es cierto que ambos tipos de bebidas comparten muchos ingredientes. Pero a diferencia de las bebidas para deportistas, las bebidas energéticas no cumplen con los criterios específicos emitidos por las agencias alimentarias estadounidenses y europeas (FDA y EFSA).

A finales de 2014, dos investigadores españoles de la Universidad de Toledo, Ricardo Mora-Rodríguez y Jesús G. Pallarés, revisaron los efectos beneficiosos e indeseables asociados a las bebidas energéticas. En una revisión de la literatura publicada en Nutrition Reviews1, ellos argumentan que varios estudios han mostrado un aumento en la resistencia después de la ingestión de estas bebidas. Sin embargo, “estos efectos podrían deberse al contenido de cafeína y/o carbohidratos[carbohidratos]”.

Además, es bien conocido el “efecto dopante” de la cafeína durante esfuerzos prolongados. Reduciría la fatiga del sistema nervioso central y aumentaría el rendimiento neuromuscular, lo que aumentaría la energía total gastada durante el ejercicio.

Y en esfuerzos intensos de menos de 20 minutos, ¿cuál es el efecto de las bebidas energéticas? Para ambos científicos, la dosis de cafeína que contienen es insuficiente para aumentar el rendimiento neuromuscular. Por ejemplo, un atleta de 80 kg debe beber no menos de 5 latas de Red Bull para ver una mejora en sus habilidades. Sin embargo, a esta dosis, se pueden esperar efectos secundarios significativos.

Estas bebidas son inadecuadas y no se recomiendan para la rehidratación durante los períodos de esfuerzo físico, por lo que no deben consumirse antes, durante o después del esfuerzo deportivo.  Los médicos deportivos que respaldan el informe afirman que tomar este tipo de bebida en los atletas “puede aumentar el riesgo de lesiones”, es un “factor de riesgo para los trastornos del ritmo cardiaco”, y “los pone en riesgo de trastornos digestivos”.

Mi opinión sobre las bebidas energéticas

omparado con lo que se ha enumerado antes:

  • Las bebidas energéticas no respetan la ética deportiva: pueden generar comportamientos adictivos y promover el riesgo de lesiones, con los efectos perversos de la cafeína en altas dosis.
  • Las bebidas energéticas son inadecuadas para el esfuerzo físico!

se el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado.




17 + 17 =