Alimentos funcionales

“Que tu comida sea tu única medicina. Estas palabras de Hipócrates, el padre de la medicina occidental, son aún más ciertas hoy que nunca. Todos los días, la relación entre la comida y la salud se fortalece. El uso de alimentos para fines medicinales está a su puerta con los alimentos funcionales.

Los alimentos funcionales contienen beneficios para la salud además de sus propias propiedades nutricionales básicas, como proporcionar energía, proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

¡Te proporcionan nutrientes adicionales y te prometen una salud mucho mejor!

De hecho, muchos alimentos se consideran funcionales porque la ciencia descubre continuamente nuevos componentes que son beneficiosos para la salud (antioxidantes, fitoquímicos, etc.) , pero igualmente deben ser consumidos dentro de una dieta sana y equilibrada en cantidades similares a las de otros alimentos.

¿QUÉ SON LOS ALIMENTOS FUNCIONALES?

A pesar del uso frecuente de este término, no existe un consenso universal sobre la definición. Nos apegaremos a la definición de ILSI (1998):

Un alimento puede considerarse funcional si se ha demostrado satisfactoriamente que tiene un efecto beneficioso sobre una o más de las funciones objetivo del cuerpo, más allá de los efectos nutricionales básicos, a fin de mejorar la salud del cuerpo. y bienestar y / o para reducir el riesgo de enfermedad “.

Un producto alimenticio puede hacerse funcional de acuerdo con cinco enfoques:

  • 1. Eliminando un componente conocido o identificado por sus efectos nocivos para el consumidor (proteína alergénica, por ejemplo).
  • 2. Al aumentar la concentración de un componente natural en un alimento para alcanzar una concentración que probablemente produzca los efectos deseados (por ejemplo, la estimulación con un fitonutriente para alcanzar una ingesta diaria mayor que recomendado pero compatible con las directrices dietéticas para la prevención de enfermedades [4]) o al aumentar la concentración de un componente no nutritivo cuyos efectos beneficiosos están respaldados por los datos.
  • 3. Al agregar un nutriente que normalmente está ausente en la mayoría de los alimentos, pero cuyos efectos beneficiosos están comprobados (p. Ej., Antioxidante no vitamínico o fructosano prebiótico).
  • 4. Sustitución de un componente (normalmente una macro-nutrientes) cuyo consumo es a menudo excesiva y por lo tanto causar efectos adversos (grasas, por ejemplo), por otro componente a los beneficios reconocidos (inulina de achicoria, por ejemplo [5 ]).
  • 5. Mejorando la biodisponibilidad de los componentes de los alimentos (o modificándolos) con efectos beneficiosos reconocidos.
    Un alimento funcional no necesita ser funcional para toda la población. Pero demostrar estos efectos beneficiosos requiere un enfoque científico riguroso que pueda conducir a una estrategia, que debe referirse a una ciencia de alimentos funcionales.

En nuestro estudio, trabajamos en cuatro categorías de alimentos funcionales:

  • – alimentos enriquecidos en grasa
  • – alimentos fortificados con vitaminas
  • – alimentos fortificados con minerales
  • – alimentos enriquecidos con pre y probióticos

Los Alimentos Funcionales más importantes

Aquí hay una descripción de los principales alimentos funcionales:

Omega 3 y 6

Son ácidos grasos esenciales, pertenecientes a la familia de los lípidos, que permiten prevenir o curar ciertas enfermedades como, por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares.
Es posible encontrarlo naturalmente en una cantidad necesaria, en plantas como la lechuga de cordero o incluso la colza o el aceite de linaza, pero también en ciertos pescados como el atún o la sardina.
Para una efectividad máxima, se recomienda tener una contribución del 4% por día de su ingesta de grasas.

Fitoesteroles

Estos son lípidos que existen solo en las plantas. Tienen la capacidad de reducir los niveles de colesterol en la sangre, que pueden ser demasiado grandes y pueden conducir a ciertas enfermedades. Actualmente son el tema de muchos estudios.
Se recomienda consumir 2 g por día para observar una disminución del 10% en los niveles de colesterol.

Prebióticos

Estas son ciertas fibras dietéticas que son degradadas por ciertas bacterias intestinales. Mejoran el crecimiento de estas bacterias y así previenen o tratan una serie de enfermedades como el cáncer de colon o mejoran el tránsito intestinal.
Los más comunes son la inulina que se encuentra en la raíz de la achicoria, pero también en plantas múltiples como el puerro o el plátano.

Probióticos

Son microorganismos vivos que le dan propiedades particulares a las bacterias intestinales. Los más utilizados son las bacterias del ácido láctico. Sus efectos beneficiosos sobre la salud y el bienestar son muchos, como la reducción de ciertas enfermedades inflamatorias o la prevención de problemas de tránsito intestinal.
Están asociados con los prebióticos para mejorar los efectos beneficiosos que todos tienen.

Vitaminas

Las vitaminas elementos indispensables para el mantenimiento del funcionamiento del organismo. Hay vitaminas solubles en agua (B1, B2, PP, B5, B6, B8, B9, B12, C) y vitaminas liposolubles (A, D, E, K).
Sus efectos en el cuerpo son múltiples y dependen de la naturaleza de la vitamina. Intervienen en particular en la prevención de ciertas enfermedades cardiovasculares, algunos cánceres o incluso trastornos psicológicos.
Es posible encontrarlos naturalmente en las plantas en grandes cantidades.

Minerales

Estos son elementos indispensables para el mantenimiento del funcionamiento del organismo.
Estos oligoelementos (cobre, hierro, zinc, flúor, yodo, selenio) y macro elementos (calcio, cloruro, magnesio, fósforo, potasio, sodio

CatégoriasEjemplos potenciales
Alimentos básicosFrutas, verduras, lino, pescado azul
Alimentos procesadosCereales de salvado de avena
Alimentos procesados
avec ingrédients ajoutés
 Zumo de fruta enriquecido con calcio
Alimentos mejorados que contienen
una cantidad mayor
un componente funcional
Tomates con alto contenido de licopeno
Avena con alto contenido de beta-glucano

Dependiendo de los nutrientes que los distinguen, los alimentos funcionales pueden ayudar a prevenir y reducir el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes, así como a reducir los problemas de salud como la presión arterial alta y la presión arterial alta. gastrointestinal.

Alimentos funcionales naturales

La lista de plantas con efectos funcionales es bastante larga. Estos son algunos ejemplos de los tesoros que se encuentran en los alimentos funcionales.

Componentes funcionalesfuentesBeneficios potenciales
carotenoides
Alfa caroteno
El beta-caroteno
licopeno
Frutas y verduras, como tomates y zanahoriasNeutraliza los radicales libres

Probablemente reduciría el riesgo de cáncer de próstata

Acidos grasos
Acido graso oméga-3
Pescados y su aceiteReducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares
flavonoides
antocianidinas
catequinas
flavanonas
flavona
frutas

Cítricos
Frutas y verduras
Neutraliza los radicales libres
fitoestrógenos
isoflavonas
SojaContribuir a prevenir enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

Dicho esto, un alimento funcional no es una cura universal. Le permite comer bien y mejorar su calidad de vida.

infografia alimentos funcionales

Alimentos funcionales naturales

Los alimentos mencionados entre paréntesis se dan como ejemplos y no son los únicos que contienen las sustancias (1)

Carotenoides

– Alfa-caroteno (zanahorias): neutraliza los radicales libres que dañan las células.
– Betacaroteno (frutas, verduras): neutraliza los radicales libres.
– Luteína (verduras verdes): ayuda a mantener los ojos sanos.
– Licopeno (tomates): reduce el riesgo de cáncer de próstata.
– Zeaxantina (huevos, cítricos, maíz): Ayuda a mantener los ojos sanos.

Hidrolizado de colágeno

El hidrolizado de colágeno (gelatina) mejora ciertos síntomas del reumatismo.

Fibra dietética

– Fibra insoluble (salvado de trigo): reduce el riesgo de cáncer de mama y de colon.
– Beta-glucano (avena): reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
– Fibra soluble (semilla de psilio): reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
– Cereales integrales: reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Ácidos grasos

– Ácidos grasos omega-3 DHA/EPA (pescado azul, aceites de pescado): reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mejoran las capacidades mentales y visuales.
– El ácido linolénico conjugado – CLA (queso, carne): mejora la composición de la grasa corporal, reduce el riesgo de ciertos cánceres.

Flavonoides

– Antocianidinas (frutas): reducen el riesgo de contraer ciertos tipos de cáncer.
– Catequinas (té): reducen el riesgo de ciertos tipos de cáncer.
– Flavononas (frutos cítricos): reducen el riesgo de ciertos tipos de cáncer.
– Flavones (frutas, verduras): reducen el riesgo de ciertos tipos de cáncer.
– Glucosinolatos, indol, isotiocianatos: reducen el riesgo de ciertos tipos de cáncer.
– Sulforafanes (col): reducen el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Fenoles

Ácido cafeico y ácido ferúlico (frutas, verduras, cítricos): reducen el riesgo de enfermedades degenerativas del corazón y de los ojos.

Esteroles vegetales

Los ésteres de esteroles o estanoles (maíz, soja, trigo) reducen los niveles de colesterol.

Prebióticos y probióticos

– Fructooligosacáridos o FOS (alcachofa de Jerusalén, chalota, polvo de cebolla): mejoran la función gastrointestinal.
– Lactobacillus (yogur, productos lácteos): mejoran la función gastrointestinal y reducen la diarrea causada por las bacterias.

Saponinas

– Soja, alimentos de soja, alimentos que contienen proteína de soja: mejoran los niveles de colesterol, contienen enzimas anticancerígenas.
– Proteína de soja: 25 g/día con riesgo reducido de enfermedades cardíacas.

Fitoestrógenos

– Isoflavonas daidzein y genisteína (frijoles de soya y alimentos de soya): reducen los síntomas de la menopausia.
– Lignina (lino, centeno, verduras): protege contra las enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer, reduce el colesterol LDL (malo), el colesterol total y los triglicéridos.

Sulfurosos / tioles

– Disulfuro de dialilo (cebolla, ajo, aceituna, puerro): reduce el colesterol LDL, ayuda a mantener un buen sistema inmunológico.
– Allyl methyl trisulfide (repollo): reduce el colesterol LDL, ayuda a mantener un buen sistema inmunológico.

Algunos de estos componentes no han sido probados en grandes estudios. Las afirmaciones se basan entonces en evaluaciones preliminares o experimentos de laboratorio y, por lo tanto, no pueden pretender aplicarse a todas las categorías de población.

Alimentos funcionales o nutracéuticos: ¿qué elegir?

Un producto nutracéutico es el componente beneficioso que se extrae de un alimento funcional para ser vendido en forma de pastillas, polvo u otras formas medicinales que generalmente no están relacionadas con los alimentos.

Por ejemplo, puede comprar licopeno de tomate, genisteína de soja o ácidos grasos omega-3 de pescado en el mostrador de los productos naturales de su farmacia.

Algunos prefieren encontrar los efectos beneficiosos de los alimentos en forma de tabletas de deglución rápida. Advertencia: siempre que las regulaciones canadienses no controlen estos productos naturales de manera más efectiva, el contenido de ingrediente activo de estas píldoras no está garantizado.

La comida contiene varios nutrientes conocidos o aún por descubrir. En lugar de comprar nutracéuticos que contienen solo un componente de salud, concéntrese en la comida: ¡siempre ganará!

se el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu correo no será publicado.




16 − 16 =