Mejores Tobilleras Para Esguinces

Mejores tobilleras para esguinces

tobillera esguince

El tobillo, como cualquier otra articulación, contribuye a nuestro equilibrio y permite una gran variedad de movimientos al unir nuestros huesos de forma compleja. Y, sin embargo, basta con un paso en falso, una pérdida de equilibrio o unos cuantos excesos físicos para lesionarse y de ahí la importancia de una tobillera para esguince. La curación de un esguince siempre parece llevar mucho tiempo y puede ser dolorosa. Las ortesis de tobillo son una valiosa ayuda para mantener la articulación y permitir la recuperación, así como para favorecer la vuelta gradual a la actividad.

Definición: ¿Qué es una tobillera?

Una tobillera es un dispositivo médico o aparato ortopédico diseñado para sujetar o inmovilizar el tobillo tras un traumatismo o como medida preventiva. Al apoyar la articulación, alivia el dolor y acelera la curación.

Diferentes tipos de tobilleras

Las mejores tobilleras para esguinces se presentan de diversas formas para prevenir lesiones (esguinces de tobillo), proteger la articulación o inmovilizarla para facilitar, por ejemplo, la curación de los ligamentos y la absorción del edema. Existen tres tipos principales de tobilleras: la tobillera de inmovilización, la tobillera de ligamentos y la tobillera de apoyo.

Las tobilleras de inmovilización son ortesis rígidas que limitan o restringen el movimiento para permitir la curación. También conocidas como férulas de tobillo, suelen prescribirse como tratamiento de primera línea durante 3 semanas.

Las tobilleras de ligamentos consisten en correas (flejes) para mejorar la estabilización y sujetar los ligamentos que suelen estar debilitados en las lesiones de tobillo. Estas ortesis de compresión alivian el dolor y ayudan a la curación de los ligamentos en caso de esguince. La recuperación se acelera mediante el apoyo de los ligamentos y se limitan los movimientos de interferencia. Sin embargo, estas ortesis no impiden por completo el movimiento y permiten volver a la actividad sin problemas.

La tobillera está diseñada para proteger la articulación en casos de inestabilidad del tobillo, fragilidad o esguinces leves. Su efecto de contención puede aliviar el dolor y reducir el desarrollo del edema. A diferencia de las anteriores, no tienen un sistema de apoyo adicional como refuerzos o una banda elástica que se coloca además. Se presentan en forma de «calcetines de apoyo». Están especialmente indicadas para la reanudación gradual de la actividad tras una lesión de tobillo. Este dispositivo médico es una herramienta perfecta para tranquilizar a los deportistas durante el entrenamiento y reducir el riesgo de lesiones.

Aspectos importantes a tener en cuenta antes de comprar una tobillera

La elección de una tobillera es un aspecto bastante crítico de la recuperación temprana: con tantos modelos disponibles, sin experiencia previa, sin apoyo profesional que nos ayude, determinar qué modelo es el mejor para nosotros puede no ser un paseo.

Sea cual sea la razón por la que buscamos un corsé, he aquí algunos aspectos clave a tener en cuenta para acotar el campo:

Motivo de uso

  1. Para proteger el tobillo de daños (por ejemplo, en los ligamentos laterales)
  2. Para sostener un tobillo ya debilitado por un problema existente, presente o pasado (por ejemplo, un pie ligado)
  3. Postoperatorio (por ejemplo, después de una rotura de ligamentos del tobillo)
  4. Para proporcionar alivio (por ejemplo, un esguince de pie)
  5. Apoyar un proceso de curación (por ejemplo, después de un esguince)
  6. Confort

Para que sea eficaz, el corsé debe ajustarse bien: ni demasiado suelto ni demasiado apretado.

Una buena ortesis debe ser ajustable en la base del tobillo, quizás con bandas elásticas o cordones, para proporcionar la máxima sujeción, protección y comodidad al tobillo.

Seguridad

Por encima de todo, una tobillera debe hacer bien su trabajo, ya sea para mejorar la curación, proteger, dar apoyo o proteger contra nuevas lesiones.

Hay dos factores principales que afectan a la seguridad del producto:

  • El material
  • Adaptabilidad

Ambas cosas están estrechamente relacionadas: si un material es de mala calidad, se desprenderá o se romperá en poco tiempo, quizá incluso mientras hacemos ejercicio.

Esto podría llevar a dos escenarios:

  • El material suelto ya no proporciona el apoyo o la compresión adecuados, lo que provoca una tensión en el tobillo.
  • El material se rompe repentinamente, provocando un movimiento brusco del tobillo con el consiguiente traumatismo.

Sin embargo, en lo que respecta al ajuste, existe el riesgo de adquirir una talla incorrecta y tener una ortesis ineficaz por ser demasiado blanda, o de causar daños en la extremidad y en la circulación por ser demasiado ajustada.

También será imprescindible elegir una férula para el pie derecho o el izquierdo, en caso de que el modelo lo permita.

Precio

El precio no siempre refleja la calidad del producto.

Antes de comprar una tobillera, tendrás que investigar mucho más que una simple comparación de precios, analizando todos los aspectos que hemos comentado hasta ahora.

Recuerda que los pies y los tobillos tienen que soportar todo el peso de nuestro cuerpo cada día, dándonos equilibrio y estabilidad cuando nos movemos. Encontrar un corsé que se adapte a nuestras necesidades requiere paciencia e investigación exhaustiva.

Si, después de investigar las opciones, todavía no te sientes capaz de tomar una decisión por ti mismo, busca el consejo profesional de un médico o farmacéutico, un cirujano ortopédico o un médico especialista

Una tobillera adaptada a su estilo de vida y a su morfología

La elección de la tobillera adecuada consiste en preguntarse qué necesita para encontrar la solución adecuada. ¿Qué tipo de tobillera le aliviará el dolor y le dará el apoyo que necesita? Su médico o fisioterapeuta puede aconsejarle sobre el tipo de tobillera que más le conviene: de inmovilización, de ligamentos o de apoyo. No es lo mismo una tobillera para esguince grado 1 que de grado 2, por lo que deberíamos adecuarnos a los puntos anteriores a la hora de decidirnos por una tobillera u otra.

A continuación, es importante tener en cuenta su actividad física. ¿Practicas algún deporte con regularidad? ¿Su trabajo le obliga a mantener el tobillo en movimiento? Las respuestas a estas preguntas guiarán su elección.

Por último, la tobillera que elijas debe ajustarse lo más posible a la forma de tu cuerpo para que sea más cómoda y eficaz. Los materiales termoformables pueden, tras sumergirlos en agua caliente durante un tiempo, moldearse con la forma deseada en su cuerpo. Así se reduce el riesgo de irritación de los brackets de forma inadecuada.

Medición y tamaño

Para ser eficaz, una órtesis debe ajustarse perfectamente. Si está demasiado suelto, los pliegues podrían causar irritación y su función de soporte o compresión no se cumpliría. Si está demasiado apretado, podría bloquear la circulación sanguínea. Para evitar estos inconvenientes, es necesario elegir el tamaño adecuado de la tobillera.

La forma más segura de hacerlo es tomar las medidas con una cinta métrica flexible. Mida la circunferencia de su tobillo por encima del maléolo. A continuación, consulte la guía de tallas del fabricante de la tobillera para saber qué talla corresponde a cada tobillo. Si la medida está entre dos de las tallas del fabricante, elija la más pequeña. Esto le permitirá ajustar la tobillera correctamente y garantizar su eficacia.