Piloto profesional: cómo prepararte para una carrera como un piloto de Fórmula 1

Piloto profesional: cómo prepararte para una carrera como un piloto de Fórmula 1

El trabajo de un piloto de carreras va mucho más allá de conducir un auto, incluyendo su estilo de vida y en la forma en la que se prepara para cada prueba.

 

La clave para una victoria en el circuito de carreras está en la preparación, no solo conduciendo, sino también a nivel físico y psicológico; no basta con usar una VPN para ver videos de tus pilotos favoritos y con esto aprender sus técnicas; si quieres ser un campeón, debes prepararte como uno. 

prepararte para una carrera como un piloto de Fórmula 1

A continuación te contamos cómo es la preparación de un piloto, los diferentes tipos de entrenamiento, su alimentación y toda la preparación que necesitas para prepararte como un piloto de Fórmula 1 y así puedas ganar tu próxima carrera. 

Disciplina y preparación de los pilotos. 

La intensidad y el alcance del proceso de preparación de cualquier piloto de carreras dependerá de la disciplina en la que compita, bien sea GT, turismos, rally o monoplazas, por nombrar algunas.

Conducir un monoplaza, por ejemplo,  es una de las experiencias de conducción más exigentes física y psicológicamente debido a las fuerzas G que experimentan los pilotos, además de la alta exigencia física que denota el conducir un coche de carreras en competencia.   

¿Cuánto tiempo dura la preparación de un piloto antes de una carrera?

El tiempo de preparación de un piloto de carreras dependerá de la disciplina en la que compita, ya que la exigencia física y mental variará. En el caso de los monoplazas, y más específicamente, de los Fórmula 1, la preparación ideal consta de 10 semanas desde cero. 

Preparación de un piloto de carreras

8 semanas antes de la carrera 

¿Qué come un piloto durante las primeras 4 semanas de preparación?

La respuesta a esta pregunta nunca será directa. Para un piloto de carreras, lo ideal es mantener un régimen alimenticio saludable a lo largo del año para evitar someterse a cambios drásticos en la alimentación en las semanas previas a una competencia.

Si lo que buscas es aumentar la intensidad de tu entrenamiento puesto que no hiciste mucho en el año,  necesitarás comer más para aumentar tu masa muscular, además de mantener un registro detallado de tu estado físico, desde tu porcentaje de masa muscular, porcentaje de grasa corporal o incluso detectar cuáles son tus áreas de movilidad reducida. 

Entrenamiento físico

En este punto un piloto debe haberse evaluado físicamente para saber en qué condiciones se encuentra su cuerpo, buscando parámetros de composición corporal, porcentajes de grasa y masa muscular o áreas de movilidad restringida para saber en qué estado se encuentran. 

Es recomendable tener un entrenador personal que te ayude a conseguir una rutina de gimnasio que se adapta a tus necesidades, además de ayudarte a medir tu composición corporal con herramientas especializadas. 

En cuanto a las áreas de movilidad restringida tenemos una solución sencilla: 2 sesiones de yoga a la semana pueden mejorar significativamente la flexibilidad de tus articulaciones en cuestión de meses, especialmente en tus hombros y caderas, dos puntos claves para los pilotos.   

Entrenamiento en el coche

Además de todo el trabajo de gimnasio, el piloto de carreras está en el circuito para conducir y sin importar la disciplina en la que compitan, las horas tras el volante determinarán su éxito como piloto. 

Entonces, ¿cómo puede un piloto mejorar sus habilidades si no corre los fines de semana? Los simuladores son una opción, y si esto no es posible, bastan algunas horas de circuito para ir cogiendo forma. Además, practicar karting es otra buena opción para entrenar tus reacciones y la conducción en general. 

4 semanas previas de la carrera

¿Qué come un piloto durante las 4 semanas previas a la carrera? 

Durante las 4 semanas previas al evento se continúa con el mismo régimen alimenticio cumplido durante las primeras 4 semanas de preparación, puesto que ya es momento de ir enfocándonos en otros aspectos como el entrenamiento físico o la conducción. 

Entrenamiento físico

Con 4 semanas de entrenamiento ya deben haberse cumplido todos los objetivos en cuanto al apartado físico, aunque unas semanas extras de entrenamiento te pueden ayudar a concentrarte en entrenar y en tu recuperación sin mayores distracciones. 

Lo importante en este punto es seguir desarrollando la fortaleza de tu torso, cuello y hombros para poder maximizar tu resistencia dentro del coche. 

Apoyarte en un entrenador personal es clave para mantenerte motivado (cerca del 73% de las personas se sienten más motivadas al tener un entrenador)

Entrenamiento mental

Durante las 4 semanas previas al evento es importante que el piloto logre sentirse cómodo en el equipo y con sus mecánicos, además de concentrarse en trabajar habilidades como las reacciones al volante en lugar de meditar o concentrarse demasiado en el circuito en el que correrá.  

La solución para ejercitar la mente y mantenerse en sintonía con la carrera son los simuladores y videojuegos, puesto que ayudan a desarrollar sensibilidad y mejoran los tiempos de reacción de los jugadores, ambas características importantes al momento de conducir. 

2 semanas antes de la carrera

Entrenamiento físico

Si en este punto tu fortaleza física no está en su mejor nivel, ya es demasiado tarde para conseguirla. En este punto lo ideal es comenzar a concentrarse en el cardio, por lo que andar en bicicleta es tu mejor opción; es de bajo impacto, lo que reduce el riesgo de lesiones. 

Entrenamiento en el coche

En esta etapa del entrenamiento el tiempo detrás del volante es vital para la preparación ya que de esto depende la adaptación del piloto al coche, además de con esto poder ultimar detalles de funcionamiento con el equipo. 

Dieta

Durante las últimas dos semanas previas a la carrera es crucial mantener el régimen alimenticio cumplido hasta el momento, aunque con un ligero cambio en la noche previa a la carrera: puedes comer algo más parecido a lo que comes regularmente, aunque bien balanceado.  

Ya en el día de la carrera evita comidas que te hagan sentir pesado o que puedan elevar tus niveles de azúcar en la sangre, esto último puede causarte un bajón de energía en momentos de alta tensión.