Luces para Bicicleta, ¿en que fijarse?

Luces para Bicicleta, ¿en que fijarse?

La iluminación de la bicicleta es uno de los elementos de seguridad más importantes. También forma parte del equipamiento obligatorio. Desde las bicicletas de ciudad hasta las de montaña, su bicicleta debe tener una luz delantera amarilla o blanca y una luz trasera roja. ¿Cómo elegir las luces para bicicleta? Nuestra guía de compra le sugiere que elija la luminosidad que necesita, el tipo de fuente de alimentación que prefiere y las tecnologías.

1. Cómo elegir una luz de bicicleta según la luminosidad

¿Qué potencia lumínica debo elegir para la luz de mi bicicleta?

Existen dos unidades para medir la intensidad de una luz de bicicleta: el lumen y el lux. El lumen (lm) es la unidad de medida de la eficacia luminosa; la cantidad de energía emitida por una fuente en forma de radiación luminosa. Por lo tanto, mide la potencia de una fuente de luz. En cuanto al Lux, también mide la eficacia de la luz pero por unidad de superficie, es decir, la iluminancia. 1 Lux = 1 Lúmenes por m².

Si un ciclista circula ocasionalmente por una vía bien iluminada, como por ejemplo en el centro de la ciudad, una luz de bicicleta de 10 lux es el mínimo recomendado. Esto significa que en la ciudad, en carreteras bien iluminadas, 10 lux permiten ser visto, pero no proporcionan realmente una mejor visibilidad para el ciclista. Para las carreteras poco iluminadas, es preferible equipar la moto con faros de al menos 20 lux.

A continuación, le ofrecemos algunas pautas para que se haga una idea de la intensidad de la luz:

  • En una noche de luna llena sólo 0,50 lux.
  • Leer un libro cómodamente requiere 50 lux
  • Un estadio de noche está iluminado a una altura de 1.500 lux.

Tenga en cuenta que los luxes y los lúmenes no definen por sí solos el rendimiento de una luz. En efecto, hay que tener en cuenta el conjunto, como la anchura, la profundidad, el antideslumbramiento o la precisión del límite claro-oscuro.

También es importante saber que, aunque las luces de bicicleta forman parte de los accesorios de señalización obligatorios en la ciudad en una bicicleta, no se dan detalles sobre la potencia de estas luces. La única restricción es que la luz no debe ser deslumbrante.

¿Elegir una luz de bicicleta Led/diodos o con bombilla?

La ventaja de una luz con bombilla convencional es que ofrece una gran visibilidad lateral. Y si circula por carreteras poco iluminadas, las bombillas halógenas son más eficaces que las simples. Cuidado con este tipo de luces que consumen mucha energía. El tiempo de autonomía se reduce mucho si se alimentan con algo que no sea una dinamo. Para sustituir sus bombillas convencionales o halógenas :

También hay luces con LED/diodos (Light Emitting Diode, o LED) que son más eficientes que las antiguas lámparas de bombilla. Las ventajas de las luces LED para bicicletas son las siguientes:

  • Una luz poderosa
  • Ahorro de energía
  • Una larga vida.

Estas luces están a veces equipadas con reflectores y permiten ver y ser visto. Además, los LED ofrecen una potencia ideal para un uso más común y no requieren la sustitución de la bombilla.

Una luz de LED/diodos permite ser visto. Es interesante, por ejemplo, instalar una luz LED de color amarillo-naranja en la parte trasera de tu bicicleta. En efecto, permite que el ciclista sea visible para los demás usuarios de la carretera, además de ser económico en términos de coste y energía. Para una luz frontal, es aconsejable utilizar una luz LED amarillo-verde.

Cómo elegir el alumbrado de tu bici: ¿luz intermitente o fija?

Algunas luces incorporan una iluminación que puede pasar del modo fijo al intermitente. El modo intermitente le permite ser más llamativo para los demás usuarios de la carretera, además de tener un mayor alcance. Por ejemplo: una luz en modo intermitente tendrá una autonomía de 4 horas frente a 2 horas en modo continuo.

Atención: la ley obliga a llevar una luz trasera fija y no intermitente. Sin embargo, esta luz puede ser duplicada por una luz intermitente para una visibilidad aún mayor.

2. Elige una luz para bicicleta en función de la alimentación

¿En qué casos se puede optar por las luces de dinamo?

La dinamo es un generador magnético que convierte la fuerza ejercida sobre los pedales en electricidad. Por lo tanto, funciona sin batería gracias al esfuerzo que realiza el ciclista. Es una muy buena opción para el uso regular de una bicicleta de ciudad o de paseo. Las ventajas de las luces de bicicleta sobre dinamo son: autonomía ilimitada, peso modesto, fiabilidad.

Hay dos tipos de dinamo:

  • La clásica dinamo por fricción colocada en la rueda trasera, y más concretamente en el lateral del neumático. Es el sistema más clásico y antiguo, y a menudo el más barato y universal porque se adapta a casi todas las Bicicletas.
  • La dinamo que se coloca en el buje de la rueda delantera. Proporciona una potente iluminación para bicicletas, a pesar de la pérdida de energía, y es resistente a la lluvia y al viento. Requiere menos esfuerzo pero hace que la moto sea más pesada, lo que puede asustar a los pilotos más deportivos.

Atención: la autonomía puede detenerse cuando el ciclista deja de pedalear. Para mantener algo de luz durante el tiempo de parada, es posible instalar un condensador. Este se encarga en cuanto la moto se detiene. Esto aumenta la visibilidad de la bicicleta y, por tanto, la seguridad del ciclista.

Luces de bicicleta a pilas, ¿la elección correcta de iluminación?

Equiparse con una luz de bicicleta con una batería clásica es una buena opción cuando se monta poco (2 o 3 veces por semana). Es el más fácil de usar, generalmente es ligero y mantiene tu moto limpia.

La potencia de la luz es constante con una luz de bicicleta a pilas. No se reduce la intensidad cuando se pedalea menos. Pero cuidado, la autonomía de las luces a pilas, aunque es buena, es limitada. Es importante no dejarse “engañar” al final del ciclo de la batería. Es posible que te encuentres a oscuras al final de tu recorrido, porque la potencia de las luces disminuye con la duración del uso.

Una buena idea es optar por luces que funcionen con baterías recargables. También tendrán un menor impacto negativo en el medio ambiente. Se necesitan entre 20 y 40 horas de uso para amortizarlas completamente.

Luces recargables, luces ecológicas y sostenibles

Las luces recargables a pilas son una excelente solución para los ciclistas que circulan a diario (trayectos de más de 1 hora a 4 horas). Por lo general, se recomienda invertir en un modelo con batería, sobre todo si se circula habitualmente por carreteras poco iluminadas. En su mayoría, las luces sin pilas 2 en 1 garantizan la visibilidad del ciclista y tienen poco impacto en el medio ambiente.