¿ES EL CICLISMO DE MONTAÑA UN POTENCIAL TURÍSTICO SUBEXPLOTADO?

¿ES EL CICLISMO DE MONTAÑA UN POTENCIAL TURÍSTICO SUBEXPLOTADO?

Un deporte que practican más de 4 millones de Españoles no es un nicho pequeño y aislado. Tan popular como el running, el ciclismo de montaña atrae a una clientela muy eterogenea y la lleva a viajar; merece nuestra atención. España, sus ciudades y sus campos tiene todas las cartas en la mano para hacer de ella un producto turístico dinámico y excitante, pero aún así pocos lugares han tomado esta ruta.

uso bicicleta montaña

UN DEPORTE, MUCHAS DISCIPLINAS

Hay tres disciplinas principales de la bicicleta de montaña.

  • El campo a través es la disciplina más popular y menos extrema. Los ciclistas van por caminos sin pavimentar, a veces estrechos y bastante accidentados.
  • El descenso es similar al esquí alpino. Los ciclistas suben a la cima de una montaña y luego bajan a gran velocidad. Esta disciplina es más peligrosa y espectacular porque los senderos son difíciles. En el verano, muchas estaciones de esquí se transforman para ofrecer sus pistas a los esquiadores de descenso y operar sus remontes.
  • La creciente popularidad del freeride, en el que el recorrido está adornado con saltos y obstáculos, ha llevado a la creación de parques dedicados específicamente a esta disciplina. Es una ruta interesante para las zonas urbanas, ya que no requiere absolutamente de senderos naturales.cullot-enduro

¿QUIÉN ES EL CICLISTA DE MONTAÑA?

En España el 75% de los hogares tienen al menos una bicicleta, siendo una media de 1,9 por casa de las cuales el 78% de ellas son de montaña, 13% de carreteraSegún la encuesta de la Oficina de Medición de la Impresión (PMB) de 2018, más de 2 millones de canadienses han practicado el ciclismo de montaña al menos una vez en los últimos 12 meses, es decir, el 7% de la población. El índice de práctica es ligeramente inferior en Quebec (5,5%), que cuenta con 382.000 entusiastas. A modo de comparación, las tasas de snowboard y de esquí de fondo en Quebec son del 4,7% y del 5,4% respectivamente.

El ciclista de montaña tipo es un hombre de 40 años con estudios e ingresos altos ( 60% hombres 40% mujeres) según el estudio de la red de Ciudades y Dirección general de  trafico, que es fanático de su deporte. La mitad de los aficionados  han montado en bicicleta al menos diez veces o más durante el año.

En España un 48% de la población es usuaria de bicicleta, el 14% lo hace para ir al trabajo, el 37 % lo hace para hacer deporte y el 36% lo hace para pasear.

Según una encuesta realizada por la Asociación Internacional de Ciclismo de Montaña en 2003, el 80% de los ciclistas de montaña han hecho un viaje de una noche o más para practicar su deporte. Estos viajes se hacen generalmente en grupos de amigos. Para satisfacer las necesidades de los ciclistas, un destino debe ofrecer una variedad de senderos con diversos niveles de dificultad en un entorno encantador.

La popularidad de este deporte también se refleja en las ventas. En España se vendieron en 2018 un total de 1.047.492 bicicletas, de las cuales, 409030 unidades fueron de montaña 39%, 75904 de carretera ( 7,2%) , bicicletas de ciudad 122518 unidades ( 11%), niños 328744 ( 31,4%) y eléctricas 111297 ( 10,6%). Lo que hace a las  las bicicletas de montaña con mucho, las más populares según la AMBE.

Título de caja
Si todavía no tienes tu bici sigue nuestra guia para comprar productos de ciclismo

SE ORGANIZAN MEJOR PARA ENFRENTAR LOS DESAFÍOS

El ciclismo de montaña es una actividad cada vez más estructurada. El IMBA fue creado en 1988 y tiene como objetivo proteger y crear senderos, así como mejorar su calidad, en todo el mundo. La organización reúne a 450 clubes de ciclismo y 32.000 personas. Se Persigue los mismos objetivos y se centra en ejercer presión sobre los socios implicados. La misión de la Asociación es defender y promover los intereses del ciclismo de montaña recreativo.

Sin embargo, el desarrollo de esta actividad se enfrenta a diversos problemas, en particular en lo que respecta a los conflictos de uso:

  • medio ambiente: daños en los senderos causados por los ciclistas;
  • seguridad: la percepción de que algunos usuarios pueden poner en peligro a otros;
  • social: los objetivos y valores de los usuarios de un área exterior pueden ser incompatibles.
  • El mantenimiento de los senderos, la señalización adecuada y la sensibilización y educación de los usuarios pueden reducir estos conflictos.

Los lugares que han puesto su fe en el ciclismo de montaña y han desarrollado una oferta interesante están ahora cosechando las recompensas. Además, el éxito de Quebecer Marie-Hélène Prémont en los Juegos Olímpicos de Atenas ha dado a este deporte una gran visibilidad. Teniendo en cuenta la extensión de los bosques de Quebec, su perfil montañoso y accidentado y el interés de una gran parte de la población por este apasionante deporte, ¿no es necesario desarrollar nuevos centros de gran escala capaces de atraer a una clientela turística?