La Nuez de Brasil

La Nuez de Brasil

Descripción e historia

Una fruta con cáscara de forma alargada y esquinas redondeadas, la nuez de Brasil es nativa de Brasil y Paraguay. El árbol que crece la nuez de Brasil puede alcanzar una altura de 45 m y un diámetro de hasta 2 metros. Crece en forma silvestre en los bosques tropicales del Amazonas, Bolivia, Ecuador, Guyana, Perú y Venezuela. Este árbol produce frutos secos sólo después de 12 a 15 años.

La nuez de Brasil contiene una almendra amarilla cubierta de una fina piel marrón. La cáscara es áspera, fibrosa y de color marrón rojizo. Tiene la forma de una moneda naranja. Entre 12 y 20 de estas cáscaras están empaquetadas en una cápsula parecida a un coco. Cuando están listas, estas cápsulas caen al suelo. Luego los trabajadores los recogen y los abren con un machete o un hacha. Las nueces de Brasil se remojan en agua durante 24 horas, se hierven de 3 a 5 minutos y luego se escurren.

nuez de brasil

El valor nutricional de la nuez de Brasil

Nuez de Brasil seca 35g

  • Calorías 234
  • Lípidos 23,8 g

-Saturado 5,7 g

-Monosaturado 8,5 g

-Poliinsaturado  8,7 g

  • Proteína 5,1 g
  • Hidratos de carbono 4,2 g
  • Fibra 2.7g
  • Selenio 681 µg
  • Magnesio 133 mg
  • Zinc 1,4 mg
  • Vitamina 2 mg.
  • Fósforo 257 mg

Perfil saludable de la nuez de Brasil

Selenio

Una de las importantes propiedades de la nuez de Brasil es el selenio, aportando una sola nuez la ingesta diaria recomendada. El selenio es un oligoelemento (es decir, el cuerpo sólo lo necesita en cantidades muy pequeñas) que es esencial para el cuerpo humano. Está presente en trazas en los alimentos.

Desafortunadamente, nuestros cuerpos no producen selenio de forma natural.

La única ingesta posible es la de alimentos.

Por eso es común la deficiencia de selenio. Un síntoma clásico de tal deficiencia es la diarrea crónica.

En Europa, los bajos niveles de selenio se han asociado con un aumento significativo del riesgo de carcinoma hepatocelular, el cáncer de hígado más común.

El selenio se encuentra en el suelo. La riqueza en selenio de nuestros alimentos depende, por lo tanto, del suelo en el que se cultivan los cereales, las frutas y las verduras que comemos.

Los suelos europeos son pobres en selenio.

La vitamina E

Además, la nuez de Brasil contiene una buena cantidad de vitamina E, cuya actividad antioxidante se añade a la del selenio. La vitamina E juega un papel esencial en la protección de las membranas de todas las células del cuerpo. Es antioxidante, lo que significa que contribuye a la neutralización de los radicales libres en el cuerpo. Además, previene o reduce la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL). Esta oxidación del LDL se asocia con el desarrollo de la aterosclerosis y, por tanto, de las enfermedades cardiovasculares. La vitamina E también tiene propiedades antiinflamatorias, antiplaquetarias y vasodilatadoras.

Fibras

Como la mayoría de las nueces, las nueces de Brasil contienen una cantidad significativa de fibra. La fibra tiene una serie de funciones fisiológicas, como la regulación de la función gastrointestinal, la reducción de los niveles de colesterol y el control de los niveles de azúcar en la sangre. También contribuye a la sensación de saciedad, que puede ayudar a controlar el peso reduciendo la ingesta de energía. También hay muchos estudios, pero no todos, que afirman que un consumo adecuado de fibra puede proteger contra el cáncer de colon.

Otros minerales

La nuez del Amazonas también es rica en :

– fósforo (725 mg/100 g): esencial para la salud de los huesos y los dientes, para mantener el pH de la sangre, para almacenar y producir la energía del cuerpo y para la estructura de las moléculas de ADN y ARN.

– zinc (4,06 mg/100 g): esencial para el crecimiento, el sistema inmunológico, las funciones neurológicas y reproductivas, la síntesis de ADN, ARN y proteínas, la regulación del estado de ánimo, la buena salud visual, el gusto y el olfato. También es un mineral esencial para el proceso de coagulación de la sangre, las funciones de la hormona tiroidea y el metabolismo de la insulina.

– Magnesio (376 mg/100 g): implicado en más de 300 reacciones metabólicas en el cuerpo, esencial para la salud de los huesos, dientes, músculos, hígado, etc. El magnesio es conocido por su acción sobre el sistema nervioso y su efecto relajante sobre los músculos. Es esencial para el sistema cardiovascular, la regulación del azúcar en la sangre y la presión arterial.

Grasa

La nuez de Brasil es la nuez con mayor contenido de grasa después de la nuez de macadamia y la pacana. También tiene la mayor proporción de grasas saturadas. Sin embargo, como también contiene ácidos mono y poliinsaturados, esto no lo hace menos una buena elección.

¿Como nos la tomamos?

La nuez de Brasil se puede comer entera como aperitivo, en rodajas, picada o molida. Se puede añadir a los pasteles de frutas, galletas, helados, rellenos y ensaladas. También puede ser cubierto con chocolate en la confitería.

Debido a que se parece al coco y a las nueces de macadamia en textura y sabor, puede reemplazarlos fácilmente.

Debido a que se pone rancio rápidamente por su alto contenido en grasa, es recomendable las nueces vendidas en frascos de vidrio, envasadas al vacío o enlatadas para mantenerlas lo más frescas posible. Los frutos secos que han conservado su piel marrón se volverán rancios menos rápido.

Guarda las nueces sin cáscara en un recipiente hermético en el refrigerador. Las nueces sin cáscara pueden ser almacenadas en un lugar fresco y seco durante unos 2 meses. También pueden ser almacenados en el congelador.

¿Qué dice la ciencia?

Comer 30g de nueces al día puede ayudar a optimizar la pérdida de peso en el contexto de una dieta baja en calorías. Los mecanismos por los que el consumo de frutos secos tendría efectos beneficiosos sobre el peso son la disminución de la ingesta de energía procedente de otros alimentos (aumento de la saciedad) y el aumento del gasto energético, ya sea mediante el esfuerzo físico, el aumento de la tasa de metabolismo basal o la pérdida de residuos fecales.

Los efectos del consumo de frutos secos en la regulación de la ingesta de energía se deben a su alto contenido de fibras y proteínas, así como a su bajo índice glucémico.

En lo que respecta a la salud cardiovascular, varios estudios clínicos han demostrado los efectos del consumo de frutos secos en la reducción de los niveles de colesterol en la sangre, en particular el colesterol LDL (“malo”). Según los datos epidemiológicos, un consumo diario de 30 g de nueces podría reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en un 45% cuando estos alimentos sustituyen a los alimentos con alto contenido en grasas saturadas. Estos beneficios podrían deberse al alto contenido de frutos secos y oleaginosos en varios componentes conocidos por su acción reductora del colesterol, como los fitosteroles, los ácidos grasos monoinsaturados, las proteínas vegetales y la fibra soluble.